sábado, 20 de septiembre de 2008

Dejo unas lineas

Los exámenes me tienen bastante atareado, pero aquí dejo un pequeño poema que acabo de escribir.

Las claras notas de la mañana
Resonantes conciertos tocan
Sobre el lago de flamas de cristal.
La aurora llora sus gotas de ámbar
Sobre el lecho nácar de seda líquida
Que se extiende bajo la luz pura.
El arpa de bronce del horizonte cuelga
Tocando rítmicas escalas de altura
Para recordar la luz blanca de luna.
El clavel blanco suspira sus perlas
Caídas al gran mar de olas francas
Pero sus pétalos brillan bajo el agua.

1 comentario:

Pequeña vegetariana revolucionaria dijo...

Morning glory... Me gusta ver hojas y pétalos flotando en el agua, tal vez esa es otra razón de por qué tengo tanto afecto al ritual del té ;-)