martes, 17 de junio de 2008

Carpe Diem

Les comparto este poema que escribí hace unos minutos. Pero antes de comenzar, aclaro que el único adelanto de mi novela se encuentra en mi Blog, y que no realizaré ningún otro adelanto por internet. Informo por este medio a los integrantes de Un Café en Montparnasse, que si desean ver la novela, será unica y exclusivamente en vivo y en directo. De esto no se hable más.
mmm... no se me ocurre ningún prefacio adecuado para el poema, asi que bueno, disfrutenlo en su tinta.

Carpe Diem

Siente en tus manos la eternidad,
escucha la respiración del universo,
saborea el vino del tiempo,
echa un vistazo a la escritura de la realidad.
huele la fragancia de la flor,
susurra ella los misterios intangibles.

Persigue a los ciervos del horizonte,
escucha sus ecos desde el amanecer,
atrapa sus huellas de arena en el mar.

Descubre la sombra del que juega contigo,
camina a su lado en sus caminos.
Nada en la luz y en las sombras
escala las alturas de la niebla,
desciende a las profundidades del aire puro,
mira al alba y al ocaso al mismo tiempo.

Fluye a través de la eternidad,
diluyete en el universo,
no busques, encuentra.

2 comentarios:

Robustita dijo...

¡Bravo, maestro! Creo que cuando uno es tan poquita cosa en un Universo tan vasto y maravilloso, sólo se puede dar sentido a esta microexistencia inmortalizándose en los pequeños placeres de la vida. Be a world child, canta Thom Yorke. RM Rilke dice que la cotidianeidad del artista nunca es pobre. ¿Ves? La misma idea nos une a los amorosos ;-)

mota boy dijo...

Guáusico! Creo k las vks t hacen mucho bn... jeje la vdd sk ta paik no cmo las rims k d repent m sako en la skuela jaja pro wno... creo k siendo nada en la inmensidad del universo debemos disfrutar nuestra vida y aprovechar el tiempo k tnemos...wno nos vmos xk tngo k estudiar fisik! nos vmos!