jueves, 25 de septiembre de 2008

eternidad efimera

Hoy amanecí,
Con la mano entre las piernas
No es necesidad del cuerpo
Es necesidad de ti
De tu que me faltas
Al lado de mi cama
Porque es esa almohada vacía
Que me lo recuerda sin cesar
Que te reclama sin piedad


Te disfruto sin tenerte
No es que en la madrugada
Tu ausencia no me deje
Y el insomnio no me abandone
Es simplemente

Que mi corazón te extraña
Me pide que le hables
Que lo busques en mi pecho
Por que yo ya no lo encuentro

Amor no me dejes, que me muero
Quisiera decir que van cien años
Cien años de soledad
Por que así es como lo siento

En este corazón ya frío
Frío, porque no siente el calor tu pecho
Del tuyo, junto al mío
Como siempre fue...
Hasta hoy que ya no te tengo

2 comentarios:

Pequeña vegetariana revolucionaria dijo...

Amiga, me recuerdas a Sor Juana, escribiendo poesía teológica y erótica... :-)

Cronos dijo...

hola, que gusto tenerte de nuevo en el café!!!